Bloodstained: Curse of the Moon Review

El fuerte de los demonios está bajo asedio por su peor enemigo… Tú.

Desde el momento en el que se hizo un anuncio oficial de Koji Igarashi, mejor conocido como Iga, el legendario ex-director de la saga de Castlevania, donde hablaba sobre su nuevo proyecto: Bloodstained, el mundo enloqueció. Y es que la realidad es que los fans de esta saga de cazavampiros, esperamos con ansias un nuevo juego que tenga la mística y esencia de tan legendaria franquicia, y al ver las imágenes y pequeños videos que Iga mostraba, no nos quedaba duda que Bloodstained sería el sucesor espiritual de Castlevania.

Pues bien, hace un par de días, Iga e Inti Creates, mediante un video, nos mostraron Bloodstained: Curse of the Moon, un juego con toda la esencia retro de los primeros títulos de Castlevania, que el equipo había desarrollado para agradecer el apoyo de todos los que habían contribuido en el proyecto de Kickstarter, para lanzar el juego principal. Y hoy, abordaremos este título que si bien parece un juego “por mientras” es lanzado Bloodstained: Ritual of the Night, honestamente tiene mucho que darnos.

Los escenarios a pesar de sencillos, están muy bien detallados

En Curse of the Moon, tomaremos el papel de Zangetsu, un caza demonios que va hacia el fuerte donde están estos seres malévolos, para erradicarlos de la faz de la tierra. Con su fiel espada y varias armas secundarias que encontraremos en el camino, nos abriremos paso a traves de hordas y hordas de enemigos, hasta como es clásico en este tipo de juegos, llegar al final y enfrentarnos al jefe de ese escenario.

Conforme avancemos y derrotemos enemigos, se nos unirán a nuestra aventura Miriam (punto importante, ella será la protagonista de Bloodstained: Ritual of the Night), Alfred y Gebel. Cada uno de ellos cuenta con habilidades específicas, y necesitaremos usarlas en ciertos momentos, por lo que intercambiaremos muy constantemente de personaje. Esto es tan sencillo como pulsar un botón, y tendremos el control de otro personaje.

Cada personaje tendrá habilidades únicas

Las mecánicas de juego no serán nada desconocidas para los players más veteranos, sin embargo si no tienes experiencia con este género, te comentamos, los personajes se mueven al más puro estilo retro, esto es, el clásico salto en el que una vez realizado, no se puede manipular la dirección del personaje, los ataques melee cortos con el arma principal y largos con las armas secundarias, todo esto enmarcado en escenarios donde los enemigos nunca se acaban y seguirán apareciendo, si no avanzas en el mismo. El uso de armas secundarias está restringido por los “Weapon Points”, que se gastarán cada vez que hagamos uso de ellas. Para reestablecerlos, tendremos que encontrar pequeños frascos de pociones dentro de las antorchas o velas que podemos destruir. Esto es la misma función de los corazones en Castlevania.

El juego maneja las clásicas vidas, pero con una pequeña diferencia. Al tener cuatro personajes con los que podemos jugar, si uno de ellos muere en una escena, no perderemos una vida, sino que nos regresarán a un checkpoint cercano, y no podremos usar a dicho personaje en todo ese escenario. En el caso de que perdamos a los cuatro, entonces sí perderemos una vida. Esto parece algo sin sentido, pero el juego tiene una dificultad bastante entretenida y difícil, así que es una buena manera de no llegar al tan temido Game Over, de manera rápida.

Enemigos peligrosamente enormes

Los escenarios si bien conservan ese toque de inicios de los 90’s, en los clásicos 8 bits, se sienten llenos de vida. Y si a esto le sumamos una música que combina a la perfección, haciéndote sentir dentro del juego e incluso ayudándote a concentrarte en patrones de ataques enemigos, hacen que el recorrer el juego sea una verdadera delicia.

El único pero que podría ponerle, y lo digo como fan incondicional de Castlevania, es que Bloodstained peca de eso precisamente, de tomar tantos elementos y hacer un juego tan, tan parecido, a la saga de Drácula y la familia Belmont. Tal es el caso que Miriam te recordará sin duda a cualquier Belmont que lleve el legendario Vampire Killer, y Gebel, será una copia casi idéntica del Alucard de Castlevania III: Dracula’s Curse. Fuera de eso, y tal vez la duración que es corta, el juego es una verdadera maravilla y es un viaje al pasado, donde la habilidad era todo lo que importaba a la hora de tomar el control.

PNL Opina

ArtierWolf: Jugar Bloodstained: Curse of the Moon es como tomar un tren al pasado, donde pasábamos horas pegados al televisor con Castlevania o Ninja Gaiden para NES. Su elegante diseño de niveles, nos obliga a exprimir las habilidades de cada personaje.

Dr. Batman: Por años pedimos una versión que nos recuerde el sabor de la vieja escuela, esta versión de Bloodstained, tiene todo el sabor de los Castlevania y un toque de la nueva época que se está forjando, me resulta una buena combinación de Lost Vikings y 8 bits, todo un must buy del Switch.

Bloodstained: Curse of the Moon, es un muy buen entremés, para la espera de Ritual of the Night. Sin embargo, y aún cuando éste se tenía pensado a especie de ‘minijuego’, resulta una experiencia muy grata y un verdadero viaje a las épocas de NES, al momento de disfrutar de esta joya cortesía de Inti Creates e Iga. Sin duda, un título que debe estar en tu biblioteca de juegos, sí o sí.

Good

  • Buena dificultad
  • Escenarios y soundtrack inmersivos
  • Magnífico manejo del estilo 8bits
  • Diferentes caminos en cada escenario

Bad

  • Abusa de parecerse a Castlevania
  • Duración corta
9

Amazing

Dark Knight lv32. Ingeniero Godín. Escritor borracho en FB. Director de Edición y Redacción en PlayerNextLevel. Fotógrafo de nachos en Instagram.

Lost Password