Hungry Shark World Review

Dos años después de su llegada a iOS y Android, Ubisoft decidió extender el dominio tiburón con una reedición llamada Hungry Shark World: Console Edition, que como dice su nombre, llevó la franquicia a PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch.

Como bien sabes, Hungry Shark World nos permite controlar distintas especies de tiburón para, básicamente, darnos un festín con todo lo que encontremos en el mar: cangrejos, peces, tortugas, bañistas, buzos y hasta otros tiburones. El objetivo de cada partida es conseguir la mayor puntuación posible, comiendo hasta nuestro apetito. El límite de cada ronda lo pone nuestra vida, pues se va agotando por el choque con minas marinas, vertidos tóxicos, animales más grandes y, simplemente con el paso del tiempo.

La esencia del juego es diversión, y de la básica. Punto. No es una obra maestra de la industria, pero sí logra cautivarnos desde el primer minuto gracias a un buen implementado sistema de progreso, con misiones muy variadas que pueden ir desde comer determinada especie, encontrar fósiles, tesoros o nadar cierta distancia sin parar, entre otros. Sumado a esto, lo sencillo de su propuesta resulta relajante, haciéndolo ideal para bajar el ritmo después de un frenético día.

Hungry Shark World

Hungry Shark World - Mapas

El mapeado, por su parte, es algo que merece su propio espacio dentro de la reseña; tiene distintas ubicaciones con interesantes temáticas y una vida marina muy variada. Eso sí, no hay tantas localizaciones como nos gustaría. Por suerte, Ubisoft encontró una fórmula ideal para solucionarlo: Separar cada escenario con obstáculos que solo pueden ser destruidos con determinado tiburón –y tamaño-. Así somos impulsados a recorrer casi cada centímetro del área jugable.

DEL OCÉANO A TU CONSOLA.

Hungry Shark World evolucionó lo suficiente para ofrecer una jugabilidad más intuitiva, con un control que se hace más cómodo y preciso. Además, esta nueva versión dejó atrás el casi obligatorio sistema de microtransacciones de sus entregas móviles, haciendo que el progreso sea más continuo sin la necesidad de sacar la tarjeta de crédito.

Hungry Shark World - controles

El título también mejoró considerablemente su apartado gráfico, incluyendo modelados, texturas y efectos visuales que lucen mucho mejor en comparación con la versión móvil. Pero ojo, que si de visuales hablamos, su mejor logro quedó en el plano artístico. La paleta de colores seleccionada es sumamente buena y aporta mucho a la jugabilidad.

Y si combinamos el mar de colores con un apartado sonoro que sí, quizá quedó un poco plano, se logra generar una experiencia capaz de llevarnos al océano mismo durante un muy buen rato.

CONCLUSIÓN.

En general, Hungry Shark World es un título simple que ofrece nada innovador, pero es sumamente divertido y cumple su objetivo de hacernos pasar un rato agradable en cualquiera de nuestras consolas. Lo simple de su propuesta puede cautivarnos desde el principio y, gracias a su sistema de progreso, engancharnos de principio a fin. Eso sí, puede tornarse algo repetitivo.

La versión para consolas cuenta con mejoras muy notorias dentro de su apartado técnico, gráfico y de jugabilidad, Sin embargo, algunas pantallas de carga pueden ser agobiantes. Vamos, que son igual de lentas que en Skyrim para PlayStation 3.

Good

  • Es divertido desde el comienzo.
  • Lo simple de su propuesta lo hace ideal para pasar el rato.
  • Buen sistema de progresión.
  • Control muy cómodo y eficaz.

Bad

  • Es muy repetitivo.
  • Las pantallas de carga pueden ser muy lentas.
  • Faltó alguna nueva mecánica de juego.
  • Son pocos escenarios.
7

Good

Mi vida comenzó como juego de rol; hoy soy un publicista adicto a los videojuegos. También transmito en Twitch, pero solo los sábados. Sígueme en Twitter como @ArtierMX.

Lost Password