Especial: ¿Qué le ocurrió a Call of Duty?

Especial: ¿Qué le ocurrió a Call of Duty?

Call of Duty es una franquicia que lleva muchos años con nosotros, sin embargo ha ha tenido muchos claros y oscuros, ¿podrá la saga estrella de Activison volver a ser un icono de la industria?

No sé si sea sólo mi imaginación o la perspectiva actual que tengo de la industria, pero la saga Call of Duty se ha convertido en algo casi cotidiano y eso en una franquicia que cimentó bueno parte de lo que son los FPS actuales no es algo precisamente digno de presumir. Y si bien es bueno que esté en la memoria colectiva, las opiniones y sensaciones de lo que es la saga en la actualidad son de regular a malas, sin embargo estoy muy optimista de que Call of  Duty: Modern Warfare llega en buen momento para dar un lavado de cara a una franquicia que nos ha marcado como jugadores.

Y es que si bien cada año hay algo tan seguro como que saldrá el sol, es que veremos una nueva entrega, y por eso hoy quiero hacer un repaso de lo que ha sido y es un videojuego que ha representado mucho para nuestra querida industria. ¿Qué prefieren para acompañar? ¿La ballesta, el exoesqueleto o la ametralladora?

Los orígenes.

Gracias a 16 entregas principales y 11 que han seguido expandiendo a la franquicia es como Call of Duty ha logrado consolidar su reputación y se ha colocado con uno de los nombres más importantes de la industria. Y es que vender más de 250 millones de copias no es algo para nada sencillo; pero comencemos por el principio -que generalmente así es más sencillo- ¿cómo es que se forjó la leyenda de Call of Duty?

El inicio de la saga se remonta a EA y Medal of Honor. Vince Zampella y Jason West, principales artífices,  decidieron dejar atrás su primera franquicia para formar Infinity Ward y junto a Activision renovar el género FPS. Call of Duty, nace como una exclusiva de PC, y cuyas cartas fuertes fueron una campaña que enfatizaba la acción en escuadrones de soldados en lugar del típico héroe solitario, además de un multijugador que ya mostraba su capacidad de volverse adictivo. Con la llegada de Call of Duty 2 y el Xbox 360 pudimos ver que el juego en línea no sólo llegaba para quedarse sino que sería una de los aspectos más reconocibles de la saga, hasta el punto de ser uno de los impulsores del Xbox Live Gold. Desde luego que el éxito no tardó en llegar y Activision decidió lanzar año con año una nueva entrega de la franquicia, con ello se unieron al desarrollo estudios como Treyarch y Sledgehammer; he aquí donde comenzarían algunos problemas, pues por las prisas de un nuevo juego cada año Call of Duty 3 tuvo únicamente 8 meses de desarrollo, teniendo que prescindir de la versión de PC, obligando a Treyarch a reciclar muchos conceptos de las entregas anteriores.

La Etapa Dorada.

Debido a la contrastante recepción de la tercera entrega, Infinity Ward decidió sacudir todo lo que habíamos visto de este videojuego hasta la fecha, llevándonos a escenarios más contemporáneos y a disfrutar de la mejor etapa de este videojuego.

Así es como llego Call of Duty 4: Modern Warfare que es considerado no sólo el mejor de la saga sino uno de los mejores videojuegos de la historia: los escenarios de guerra actual nos atrapó desde el principio con una campaña cruda y espectacular; claro que el multijugador no desentonó en una fórmula que resultó ser intensa de principio a fin y cuya principal aportación no sólo al propio videojuego sino al género en su totalidad fueron los perks, o habilidades que mejoraban cada clase de soldado, y que siguen presente con cada entrega y en la mayoría de juegos de disparos modernos. Por supuesto que tanto la segunda como la tercera entrega de la serie Modern Warfare cumplieron y siguieron la estela trazada por el primer juego llegando incluso a romper los récords de ventas de sus antecesores y convirtiéndose en fenómenos de la polémica mundial.

Aunque el éxito no se debió exclusivamente a esta serie, ya que Treyarch también contribuyó mucho al prologado éxito. Gracias a Call of Duty: World at War donde a pesar del retroceso temporal pudimos disfrutar del aclamado modo Zombie; preparando el terreno para la serie Black Ops que junto a Modern Warfare contribuyeron a la popularización de Call of Duty. Adaptando los juegos a una guerra futurista pero cercana, la serie Black Ops introdujo por primera vez la sensación de verdadera decisión sobre su campaña así como un ritmo frenético y la profunda mejora al sistema de habilidades, sin mencionar que varios de sus mapas son los mejor diseñados de toda la franquicia.

El Ocaso.

Se podría decir que uno de los factores del decaimiento de Call of Duty es la salida de los creadores Jason West y Vince Zampella luego de una disputa legal sobre sabotaje y falta de lealtad por parte de los creativos. De esta manera Treyarch, lo que quedó de Infinity Ward y la adición de Sledgehammer Games es como Activision continúo con su franquicia estrella.

De esta manera llegaron Ghosts: que intentó introducir aliados con inteligencia artificial como perros o peces, pero que pronto empezó a mostrar el agotamiento de la fórmula, pues el multijugador y la campaña iban prácticamente de lo mismo; Advanced Warfare: aunque si ofreció aire fresco, pasó muy inadvertido, con una campaña muy corta y niveles que eran más bien pasillos, que terminaron por opacar el uso de los exoesqueletos; Infinite Warfare: probablemente la gota que colmó el vaso de los aficionados, pues llevar la saga al espacio no tenía nada que ver y a la mayoría de los jugadores no les agradó la idea, además de que el juego era muy poco intuitivo y desbalanceado. Ni siquiera World War II o Black Ops IIII –que incluso llegó a eliminar la campaña- consiguieron levantar la reputación de una franquicia cuyo principal defecto era la falta de creatividad e innovación.

¿Puede resurgir?

Ha sido muy frustrante lo que hemos experimentado con las últimas ediciones de Call of Duty, y aunque no han sido del todo malos juegos si aquejamos una falta de innovación muy importante, pues es algo que se ha venido repitiendo constantemente en el género más aún cuando se trata de juegos que representan la guerra.

¿Qué es necesario para que Call of Duty vuelva a brillar y ser disruptivo? Un reboot no es una mala idea y menos aun cuando lo intentarán con la serie más exitosa en manos del estudio que logró situar a la franquicia en lo más alto del género y la industria.

Hasta el momento lo que hemos visto del nuevo Modern Warfare es francamente esperanzador, con una campaña que parece no temer en volver a ser protagonista y no teme al momento de presentar escenas crudas y mostrar lo difícil que es la guerra, además el multijugador parece volver a ponerse en forma y se olvida de aditamentos innecesarios y especialidades rebuscadas, en pro de la verticalidad y diversión que hicieron que nos enamoráramos de Call of Duty en un principio, ¡qué ganas de que esté de regreso!

 

La vida es un juego, un juego muy serio.

Lost Password