Review Kingdom Hearts

PS4 Xbox One

Debes encontrar el poder de conectar los corazones de todos…

El poder de la amistad ha sido un estandarte en la franquicia, que inició por allá en el 2002, traído de la mano de Square Enix y Disney, pudimos ver a los personajes de ese fantástico mundo a lado de Sora, Goofy y Donald. Podremos sortear mundos y enemigos, está loca premisa que se ha venido repitiendo en un sinfín de títulos, 3 de la línea principal y toda la franquicia en recopilaciones entre alrededor de 12 títulos… es una historia difícil de resumir.

Sólo por esta ocasión, diremos que no es tan necesario haber jugado todos y cada uno de los títulos, pero si se disfruta muy diferente el haber jugado anteriores entregas para poder sacarle todo el partido. El título trae una recopilación de historia resumida, pero si se siente muy sintetizada, incluso nos perdemos de bastantes datos y personajes… lo haremos algo sencillo

Siguiendo la línea del Dream Drop Distance, tenemos a un Sora con la pérdida de su poder del despertar al no haber pasado su examen de maestro de la Keyblade. Partiendo de aquí, tendremos que viajar por mundos nuevos y viejos conocidos para conectar el corazón y rescatar a los maestros de la Keyblade que faltan para completar los 9 guerreros de luz portadores de las llaves, donde gracias a nuestra Gummy Ship podremos surcar el espacio y lanzarnos a la aventura, solo tener cuidado de los niveles mas altos para no ser vencidos en un parpadeo.

Mecánicamente, podremos ver un espectáculo de luces y sonido, incluso podremos ver guiños a los parques de las atracciones de Disney, que nos permitirán ejecutar combos que nos darán invulnerabilidad y donde lamentablemente, todo se resuelve presionando el botón X, todo un paseo, solo revisar cuando curarnos o esperar a que Donald nos cure y listo, ¡a combatir como si no hubiera un mañana!

La dificultad, aún en la más alta, se siente que realmente no hay mucho reto, tratando de ser un título amigable con una curva de dificultad casi en vertical al final del mismo, recomendamos acabarlo en modo Proud para el final secreto.

En el apartado musical, diremos que es sublime. Acompañando en modo orquesta, las canciones de nuestra infancia y en esta ocasión agregando recientes entregas, que sabemos que terminarán cantando “Libre soy” al compás de las notas… Inmejorable en este aspecto. Pero, en el apartado que nos toca jugar, en batallas el tema de combate a veces puede volverse muy pesado de escuchar, por la repetición del mismo o en mapas como Winnie Pooh, preferimos bajarle al volumen y estar cuerdos un poco más.

En verdad, es un título que apela más a los fans de la saga, pero que sentimos que llega aproximadamente 14 años tarde y que probablemente sea el último rastro de nuestras infancias, llegando a sentir hasta algo de nostalgia, siendo los mismos chistes una y otra vez, muy infantilizado, que quizás pudo haber funcionado mejor hace un par de años, pero que 12 años alejado del segundo título numerado de la franquicia,  hace que se antoje que esto termine de una vez… Sin embargo, parece que seguiremos teniendo entregas de esta franquicia, sólo esperemos que no tarden tantos años y se resignen por darle un final digno.

Good

  • Combate Fluido y rápido
  • Partículas en escenarios
  • Verticalidad en momentos de exploración

Bad

  • Llega demasiado tarde
  • Muy pocos mundos a explorar
  • Dificultad de combates
8.5

Great

Lost Password