Titan Fall 2 – Review

PS4 Xbox One

Este juego, en un inicio salió como una exclusiva fuerte para las consolas de Microsoft. En ese entonces, Respawn Entertainment, una compañía dirigida por Vince Zampella, el creador de Call of Duty, expuso un juego con un modo multiplayer en donde los jugadores se enfrentaban en campos de batalla futuristas con una nueva característica: Los Titanes. Enormes máquinas capaces de devastar a un ejército, imparables y temerosas, a menos que otro Titan los desafiara. Aunque que el juego no contaba con una campaña, si lograba darte una historia entre sus partidas. El juego, a pesar de ser una fuerte exclusiva, necesitaba expandirse a nuevos hortizontes. Y no solo eso, debía contar con una evolución grande a pesar de ser un juego exitoso. El primer paso fue llevarlo a otras consolas. El segundo: entregarle al jugador una historia que le explicara al jugador que estas bestias de metal son más que una simple herramienta o arma. Son más que un simple medio para la victoria. Es el enlace que existe entre el piloto y un Titan. Eso es lo que encontramos en Titanfall 2.

El juego parte en el punto central del conflicto del juego anterior, donde las dos facciones, la Corporación Manufacturera Interestelar (IMC) y la Frontier Militia por conseguir recursos en territorios y planetas desconocidos. La guerra es realizada entre soldados de cada facción, y son apoyados por el uso de Titanes: grandes mechas que estan equipados con un arsenal de alto calibre. Entre todo este conflicto. Jack Cooper se encontraba en una misión de reconocimiento bajo órdenes de la Frontier Militia, pero el y su equipo son emboscados por las fuerzas enemigas, hasta que el Capitán Lastimosa rescata a Cooper conduciendo su Titan. Sin embargo, Lastimosa es gravemente herido y asigna a Cooper como el nuevo piloto del Titan BT-7274. Ahora los dos deben cumplir una misión de suma importancia: Detener la creación de un arma en la que ha trabajado la IMC, capáz de destruir un planeta entero.

Quizás la campaña no suene inovadora o sea algo distinto a lo que hemos visto en otros juegos del género. SIn embargo, Titanfall 2 combina perfectamente varias mecánicas que no lo hacen un shooter más del monton. Para empezar, las mecánicas establecidas en el título anterior se han pasado a la campaña principal, aunque los sistemas de personalización del jugador no radican en el piloto, este posee un balance de habilidades adquiridas desde un principio. Si han jugado el primer juego, o si estan familiarizados con el desplazamiento que se usa en Call of Duty Advanced Warfare, Black OPS III o Infinite Warfare se sentirán cómodos, ya que el derraparse por una superficie lisa, deslizarse sobre las paredes o dar un doble salto son las opciones en las que se pueden mover en este juego. Es por eso que los niveles, además de ser enormes, poseen caminos en donde puedes usar cada habilidad para desplazarte libremente. Una habilidad que posee Cooper es volverse invisible si es que la situación lo demanda, como una gran cantidad de enmigos que te persiguen y disparan desde lejos o a tus espaldas. Con esta característica, y combinando la forma de moverse en el juego, permite conectar buenas secuencias de pelea que serán sencillas para los que toquen por primera vez este título, y ni se diga para aquellos que dominen el control sin problemas.

El arsenal en el juego es basto. Al principio del juego entras a un entorno virtual donde puedes probar una variedad de armas para prácticas de tiro. Desde rifles de asalto y subametralladoras, pistolas, escopetas, rifles de francotirador y granadas. Son las armas que normalmente encontramos en un FPS, pero el detalle futurista de estas es atractivo y no parece nada exagerado o muy alejado de la realidad. Por supuesto, de entre este arsenal hay más armas (la que los enemigos portan) y puedes usarlas cuando acabas con ellos. Puedo asegurar que cuando encuentren una los amantes del género verán una sonrisa al momento de jugar.

El otro lado importante del juego esta cuando controlas a BT, nuestro compañero Titan. Se siente una similitud a la personalidad de Optimus Prime de Transformers ya que BT tiene un sentido de responsabilidad al momento de crear un enlace con Cooper. De entre las habilidades que
podemos tener al controlarlo, encontramos una movilidad más amplia, cubriendo gran espacio al avanzar. También facilita el combate contra una gran cantidad de enemigos, así como luchar contra otros titanes enemigos. Al final de cada nivel (ocho en total) nos enfrentamos a un Titan con habilidades especiales. Pero no quiere decir que estaremos indefensos a las capacidades de cada uno. Durante el camino puedes encontrar actualizaciones a tus armas y utilizar habilidades diferentes dependiendo de la que eligas. Puedes escoger escopetas, lanzagranadas, ametralladoras, rifles de francotirador, e incluso espadas. Otras habilidades que ofrecen los diferentes tipos de equipo es desplegar escudos de energía que retienen las municiones que van dirigidas al jugador, escudos fijos, así como otras opciones disponibles. Algo que me agradó de este nivel de personalización es que puedes cambiar el tipo de equipo en cualquier momento, para que puedas enfrentarte de manera óptima a tus oponentes dependiendo de la situación. Una adición más, y esto va con la interacción del Titan, es que te permite seleccionar una de dos opciones de diálogo para interactuar con BT. Esto definirá tu personalidad e interacción con el, aunque al final el camino será el mismo. Aunque es divertido llegar a escuchar como la inteligencia artificial de tu compañero busca adaptarse a un lenguaje del cual los humanos pueden entender con facilidad.

La dificultad del juego no representa un reto en casi todos sus niveles. De hecho, se recomienda al jugador en empezar en “Hard”, pues en la más dificil (Master) es muy probable que dos disparos sean suicientes para acabar contigo. Esto no es del todo malo, ya que tampoco se trata de disparar de manera aleatoria esperando a que tus balas acierten, demandando toda la estrategia necesaria para avanzar en el juego. De lo contrario, no hay que eserar mayor desafrío. Incluso las secuencias donde debes utilizar habilidades, como viajar en el tiempo (no hablaremos mucho de esta habilidad para evitar spoilers) solo requieren una buena atención al momento de jugar.

Un multiplayer frenético

Las historia del primer Titanfall se contaba a través de su modo en linea. Al agregar una historia en forma de una campaña individual, el modo multiplayer te pone dentro de algun campo de batalla simulando las peleas en donde se envuelve la trama. Hay diversos modos de juego para escoger, desde los clásicos Skirmish y Attrition, así como introducir el modo Bounty Hunter, en donde debes recolectar dinero acabando con tus oponentes; y el modo Amped Hardpoint, donde debes dominar puntos en el mapa la mayor cantidad de tiempo posible.

La personalización del jugador es importante en linea. Conforme vas subiendo de nivel, puedes personalizar desde emblemas e imágenes que te caracterizarán de entre todos los jugadores, armas, habilidades, mejoras para las mismas, personalizar tu apariencia, y poder elegir entre una de seis clases de Titanes. Estos también poseen un modo de personalización único.

Una adición que tiene el juego es el uso de un gancho. Los niveles tienen diferentes elevaciones con las que puedes atacar desde un punto en alto. Para llegar a esos puntos el gancho te permite elevarte a una gran distancia y asi atacar desde los cielos. El gancho también permite acercarte tanto a los Titanes enemigos como a los aliados. En el caso de la facción propia, puedes ir como un soporte y disparar desde la parte superior. Cuando caes en un Titan enemigo, puedes desde robar una batería, hasta lanzar una granada y hacer que la explosion dañara o acabara con el oponente. En el juego anterior se podía hasta disparar a la cabina en la que se encuentra el piloto. Ahora solo se permite hacer las dos opciones pasadas.

En el caso de las partidas Attrition, cuando comienzas la partida, comienzas desembarcando de una nave, y al terminar, dependiendo si eres el ganador o el perdedor puedes escapar o atacar. Si llegas a perder en la partida, debes huir en una nave, la misma que te deja en la partida. El enemigo puede atacar la nave.

En resumen, el juego brilla mucho por el apartado multiplayer y la personalización del juego. Las mecánicas, fáciles de dominar y los niveles con posibilidad de moverse libremente, es la mejor manera en la que puedes jugar la campaña. Y por supuesto, aprender el valor de un compañero que es capaz de alentar a un aprendizaje mutuo.

Good

  • Grandes Niveles
  • Buenos detalles en armas y escenarios
  • Multiplayer adictivo
  • Diversas formas de personalización

Bad

  • Una historia sencilla
  • Corta duración
  • Mal balance de dificultad
8.5

Great

Lost Password